La pintura más tradicional para las fachadas

630 95 61 27
La pintura más tradicional para las fachadas

Todavía, como en muchas localidades españolas, cuando se habla de la pintura de las fachadas en Girona parece que nos tengamos que limitar única y exclusivamente a la pintura a la cal, la pintura que le da a tantos pueblos y villas de nuestra costa mediterránea y de tantos otros puntos del interior ese característico color blanco. Desde hace varios siglos, la pintura a la cal ha servido para reducir la temperatura de las casas en los días de calor pues ese color blanco refleja hacia el exterior buena parte de los rayos solares.

Pero esta disminución de la temperatura en el interior no es la única ventajas de emplear pintura a la cal para la pintura de fachadas en Girona. Otra de sus ventajas se centra en el terreno de la salud. Ya en el siglo XVIII, el rey Carlos III  dictó una ordenanza real por la que instaba a los vecinos al encalado de sus viviendas para ayudar al control de epidemias y mejorar la higiene. Incluso hoy, se recomienda utilizar este tipo de pintura también en el interior de las habitaciones porque evitan el desarrollo de algunos de los agentes productores de alergias como son los hongos y los ácaros.

Otra de las ventajas de este tipo de pintura y, probablemente el motivo principal por el que se bien utilizando desde hace tanto tiempo es su precio: considerablemente más bajo que otras pinturas, aunque también es cierto que necesita renovarse con mayor frecuencia.

La pintura a la cal es tradicionalmente blanca pero en Pintors Sanvicens, al igual que hacemos con la pintura al temple, también puede pigmentarse en una amplísima gama de colores, azules, ocres, verdes amarillos…

haz clic para copiar mailmail copiado